Discepolín, Marx y el asado de la democracia peronista


El de la mirada torva es Discepolín. La suerte es grela. Mira
desconfiado desde adentro de su sobretodo negro una escena un tanto
irreal. La señora, bien vestida, reparte muñecas. Las niñas y las madres
la adoran. –Santa! Es el grito general. En Buenos Aires el sol aún es
brillante y en los patios de las casas el asado es el símbolo de la
democracia peronista. En el Jockey Club putean de lo lindo. Evita
cabaretera, Perón cornudo, los cabecitas se creen los dueños del mundo.
Juan Duarte putaniero. Les cae baba de rabia por la comisura de los
labios, que secan en tragos de whisky importado y acompañan con puros
cubanos. Hay solo dos cosas que nos le preocupan y por la cual aunque lo
detestan, están seguros de Perón: en su anticomunismo y en que por más
que los vapulee como enemigos del pueblo no les va a tocar la propiedad
de las tierras y de las fábricas. Es uno de ellos, es un militar. Pero
eso de pretender que en el trabajo manden los sindicatos si que es
intolerable. Que la bastarda se vista de reina y desplace a las damas de
caridad, es inconcebible. ¡Qué viva el cáncer! Eso es odio. Es la lucha
de clases, diría Carlitos Marx.
Discepolín contempla con una fina risa de ironía. Los hermanos
Lamborghini con una risa de arrabal le dibujan en la frente una arruga
de escepticismo. Marechal es un angelito culón que eleva al territorio
de la metafísica, el olor de los chinchulines de la parrilla peronista.
De casa al trabajo, del trabajo a casa. Ya no hay más 17 de octubre, ni
patas en la fuente. Eso es evitar la lucha de clases, diría Carlitos
Marx. El hogar es el lugar del trabajador. El salario su condena eterna.
La política asunto de Perón. El truco con el vermuth y algún pirigundín
al cobrar la quincena.
Lo que no soñó Discepolín es lo que ocurrió. Un raid de pájaros de acero
bombardeando a la gente en la Plaza. Los trolebuses, cargados de niños,
ardiendo. Los obreros con palos y ganchos poniéndole el cuerpo a las
balas. Los Gloster de la marina huyendo a Montevideo. Perón proclamando
ser presidente de todos los argentinos. Los marinos nuevamente
golpeando. Perón huyendo en una cañonera paraguaya. El Jockey Club
celebrando el fin de la tiranía y la sirvienta barata. El orden natural
de las cosas piensa la señora de Mendiguren Anchorena. Los muchachos
piensan que el enemigo son los patrones, los cogotudos, los yanquis y
los milicos. Hacen huelgas, ponen caños y gilletes en los toboganes de
Barrio Norte.
El mundo fue y no será una porquería Discepolín. Lo que decide es la
lucha de clases, diría Carlitos Marx
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s