Sabor amargo a revolución inconclusa (sobre un articulo de Fidanza las contradicciones entre base y política K)


A propósito de la siguiente nota de Eduardo Fidanza (http://lapoliticaonline.com/noticias/val/68968/Cristina_entre_la_epica_militante_y_la_negociacion_del_poder_real.html). Allí sostiene que: “Acaso la virtud más sorprendente de Néstor Kirchner haya sido la menos comentada, en estos días de inevitables recapitulaciones sobre su paso por el poder. El lugar común fue rescatar su espíritu luchador, una resignificación positiva de los mismo que antes le criticaban: la tontería de la “crispación”. Pero una segunda mirada acaso descubra detrás de su impronta peleadora, una virtud impensada: la capacidad para equilibrar notables antagonismos. Porque detrás de una agenda de combate, Kirchner lograba articular mundos tan diversos como el sindicalismo ortodoxo de Hugo Moyano, el capitalismo implacable de las grandes cerealeras y las utopías revolucionarias de Hebe de Bonafini y de toda una generación de jóvenes que descubrieron de su mano el gusto por la política, acaso el legado más positivo que dejó el ex presidente”. Este pragmatismo del ex presidente, esta amplia vocación por “construir” poder, que los analistas ponen ahora sobre el tapete, sintetiza las contradicciones sobre las cuales va a tener que consolidarse -en una fase donde las condiciones materiales expansivas del ciclo K se están agotando- el kirchnerismo sin Néstor o el cristinismo. NK logro a partir del 2003 operar un desvío del movimiento popular que puso en jaque al viejo régimen de partidos, apelando al setentismo como discurso legitimante y a una serie de reformas de lo heredado por el neoliberalismo para contener y por otro lado, mantener status quo estructural de lo logrado en los ’90 por la burguesía sobre el proletariado y las clases populares. Por eso hasta el 2008 logro concitar el apoyo de toda la clase dominante y luego intento hacer equilibrio sobre la disputa intercapitalista. La subjetividad de las clases subalternas trocó en un igualitarismo de sesgo reformista sobre la que se montó NK para remontar los golpes del 2008/2009 y la representación de los intereses capitalistas y corporativos de sus aliados políticos. Sin embargo, en esta fase, con NK aún al mando, asistíamos al desgajamiento de la coalición política K y por si fuera poco, el pistolerismo sindical que se cobró la vida del camarada Mariano Ferreira, dejo al gobierno frente a una crisis política aguda que ponía en cuestión su aspecto legitimante –la no represión- y golpeaba su alianza central con la burocracia sindical, en un momento donde el sindicalismo de base y el movimiento estudiantil se planteaban socialmente como la fuerza a la izquierda del gobierno.

Los funerales del ex presidente mostraron una emergencia plebeya y juvenil –esencialmente- que le dio un nuevo baño legitimidad a Cristina e invito a el peronismo –hasta ahora- a cerrar filas detrás de la nueva jefa. Las nuevas contradicciones del kirchnerismo sin Néstor devendrán del choque entre las aspiraciones igualitarias del movimiento social que se expreso en los funerales –que se identifica con los aspectos reformistas del kirchnerismo- y la necesidad de reformular la coalición y la agenda del nuevo gobierno como representante de la corporación política y los intereses empresariales. En este sentido señala Fidanza “Intentar morigerar la embestida para subir las retenciones y frenar el reparto de dividendos entre los trabajadores, son definiciones de fondo y se inscriben en una mirada conservadora del “modelo”. Esa misma lógica desplegada, llevaría a buscar algún entendimiento con el Grupo Clarín.(…) Sería la consagración de la idea de Cristina como una Presidenta pragmática y moderada, en lo que realmente importa, más allá de lo que diga en los discursos. Y no es un juicio de valor, porque tal vez ese camino bien articulado le abra las puertas a su reelección.

Pero frente a esa agenda apaciguadora se alza el sabor amargo a revolución inconclusa que dejó la muerte del ex presidente, en amplias franjas de la militancia juvenil, en las organizaciones sociales y de derechos humanos, y en un sector de intelectuales que hoy tienen al periodista Horacio Verbistky como su puente de plata con el corazón del poder. No es una agenda que reniegue de la negociación, pero imagina llegar a ese lugar desde el otro lado del tablero político, y en todo caso encuentra en el sindicalismo de Moyano y la estructura del PJ tradicional –por ejemplo los intendentes del Conurbano- más un mal necesario y sobre todo temporario, que una base necesaria para estabilizar el sistema político”.

La alianzas con la CGT –es decir con los pistoleros de Pedraza- y los barones del PJ, las necesidades del gobierno de apoyo burgués para mantener la gobernabilidad chocaran tarde o temprano con las aspiraciones de, al menos, mantener lo conquistado y de reformas democráticas de la juventud y el mundo plebeyo que cerró filas con el gobierno tras la muerte de NK. Este es hoy un aspecto central de la situación política. Hay que ver como se define la nueva fase de Cristina.

Para los revolucionarios se trata de establecer un dialogo con estas aspiraciones populares, explicando pacientemente el carácter  burgués y conservador de la coalición K y sus limitaciones como fuerza defensora de los intereses populares. Tácticamente golpear por los laterales para prepararse ante las seguras desilusiones de las masas con el gobierno. El trotskismo tiene la posibilidad de empujar el movimiento democrático exigiendo el juicio y castigo a los responsables de la muerte de Ferreira y la cárcel a Pedraza y la organización obrera contra la tercerización. Estratégicamente se trata de plantarse desde una política de independencia de clase.

PD: para pensar en nuestra propia fuerza. Más allá del balance y las deferencias políticas, asomaba el trotskismo como partido de la extrema izquierda. Eso sigue latente. La izquierda trotskista podría rearticularse desde una posición común. Nuestra posición social nos ubica en innumerables condiciones para capitalizar un planteó de esta naturaleza.

Anuncios

3 comentarios en “Sabor amargo a revolución inconclusa (sobre un articulo de Fidanza las contradicciones entre base y política K)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s