FORMOSA El PO pide una intervención democratizante (LVO 404)


En Prensa Obrera 1157, PO sostiene como salida política para Formosa: “Insfrán se tiene que ir y, además, es necesario acabar con el poder de los terratenientes y del capital financiero en el agro. ¿Intervención federal? Es lo que ha propuesto D’Elía, quien parece confiar en que su jefa sea capaz de modificar la realidad de explotación de Formosa. La Presidenta no quiere ni oír hablar de esto. Pero para que sea efectiva, la intervención no debe representar un mero cambio de cara. Por eso, el punto de partida para echar a Insfrán debe salir de la propia Formosa: que una asamblea elija las personas que se hagan cargo del gobierno; solamente así una intervención federal serviría para poner fin al despotismo y al despojo de tierras. La elección de un gobierno provisorio, electo por una Asamblea popular, debería ir acompañada por un programa que enjuicie y castigue a los asesinos y a los responsables políticos de esos asesinatos, o sea al régimen de Insfrán, y que aplique un programa agrario que confisque la gran propiedad y la distribuya entre los campesinos en la forma social que se acuerde: individual, cooperativa, gran escala bajo gestión de los labradores”.

El PO reconoce que la intervención choca con el apoyo que Cristina le da a Insfrán, y que de realizarse seria un operativo de salvataje del régimen de los terratenientes y de encubrimiento de los crímenes de Insfrán. Pero lo increíble es que para PO es posible una intervención federal que sea elegida por una asamblea popular y la elección de un gobierno provisional. Una salida democratizante que destierra la movilización popular como sujeto de la lucha contra el régimen de Insfrán y los terratenientes. Al utilizar la idea de “la intervención federal” pero con “elección popular” la salida que PO propone es un pastiche entre el gobierno de Cristina, aliado a Insfrán, y el pueblo de Formosa que es sometido por su régimen de terratenientes. Con la formulación de “un gobierno provisorio”, el PO abandona la lucha por un gobierno obrero, de los campesinos pobres  y de los pueblos originarios que nacionalice la tierra y devuelva los derechos de las comunidades originarias al territorio y la soberanía (único poder capaz de liquidar el poder de los terratenientes y cumplir las demandas democráticas y populares), para dejar esta tarea en manos de un gobierno provisional sin carácter de clase (pero basado en la intervención federal, es decir burgués) que confisque y reparta la tierra, como si fuera posible la derrota de la oligarquía terrateniente sin luchar a la vez contra el poder político nacional, peor aún, esperando contar con el amparo del estado burgués nacional (la intervención) en la lucha contra los terratenientes.

El PO que se jacta de tener, ante todo, “un programa”, demuestra que en momentos de crisis ese programa es letra muerta que da paso a todo tipo de confusionismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s