Hoy somos todos inmigrantes sin techo


El jueves en la mañana, cuando tomaba la Costera para ir a La Plata escuche como unos policías federales se quejaban de los hechos de Soldati “son todos bolivianos que se vayan a reclamar a su país”, mientras el chofer le respondía “la culpa es de los DDHH”. Esta es la base en la que intenta calar el discurso xenófobo y racista de Maurizio Macri. Porque más allá de la oleada reformista y del nestórismo posmortem, hay un sustrato reaccionario, un partido social, que tuvo sus momentos de gloria en las marchas de Blumberg y el campo, pero que más allá de la polvareda reformista sigue existiendo y dando base a la derecha troglodita.

El asunto es que el giro a la derecha de la viuda CFK, su alianza institucionalista con los feudales de las provincias, la mazorca bonaerense, los empresarios y la burocracia sindical, su complicidad con Insfrán en los crímenes contra los hermanos qom en Formosa, el envió de la Federal a reprimir en Soldati donde el gobierno nacional es responsable por los crímenes contra el pueblo, tiene como consecuencia el “agrande” de la caterva de fachos que actúan  dentro del peronismo, la oposición y el aparato de estado.

El kirchnerismo que se declaro en guerra santa contra el avance de la derecha es una impostura. Históricamente el progresismo reformista le abrió la puerta a la derecha reaccionaria y conservadora, porque se apoya en la burguesía y por lo tanto es incapaz de apoyarse y alentar la movilización popular para derrotarla.

Hoy ha muerto un tercer ciudadano boliviano a manos de los “vecinos” de Soldati que actúan como bandas paramilitares al amparo del discurso xenófobo y racista de Mauricio Macri.

El cristinismo les abrió la puerta, los constructores inmobiliarios Shoklender y Hebe de Bonafini les dieron la excusa legal y el lenguaje rascista (“son trosko-narcos” al mejor estilo stalinista), la derecha troglodita aprovecha  las rendijas y se meten de lleno a marcar la cancha, fijar agenda, golpear.

Las organizaciones obreras combativas, los movimientos de DDHH no cooptados, el movimiento estudiantil y la izquierda revolucionaria tienen que plantarse  junto al pueblo pobre por su derecho al techo y defendiéndolos en la lucha política y callejera contra la reacción xenófoba y la represión estatal.

Hoy somos todos inmigrantes sin techo.

Si tocan a uno nos tocan a todos.

Anuncios

3 comentarios en “Hoy somos todos inmigrantes sin techo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s