Amy por dos


Amy Winehouse me gustaba. Me resultaba atrapante su voz y su figura. La sentía cercana a Tom Waits, no se porque. Murió como las grandes leyendas del rock y el jazz como producto de sus excesos. Murió atrapada en las redes de la explotación de los músicos por las compañías discográficas. Murió perpetuando un mito de la cultura del rock y el pop que fetichiza la muerte y la ofrece como una mercancía. La tragedia del artista se pierde y solo queda el acto vano del sacrificio, la autodestrucción. La independencia del arte es la única que puede preservar la integridad del artista y para eso es necesaria una revolución. Para los habitúes de las drogas aprender que el limite es la preservación de la vida y la lucidez.

Para los amantes de la buena musica se fue una de las buenas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s