El terror amarillo en España (Grundizio Munis, febrero 1939)


Advertencia a todos los trabajadores.
El terror amarillo en España.
Tras la caída de Cataluña, la prensa reaccionaria se ha dedicado a publicar
fotografías y narraciones abracadabrantes sobre la persecución y las torturas
hechas por los “rojos”. Todo el sabor del folletón sensacionalista, alimentado por
la venalidad del periodismo burgués, se expresó mediante gruesos titulares y
clichés para consagrar la victoria de Franco con una tempestad de calumnias. En
esa misma prensa se habla de la “generosidad francesa” y del “trato acogedor”
reservado a los refugiados españoles ¡que morían a diario de hambre y de frío,
por decenas!
Por su parte, la prensa estalinista y reformista comentando las
persecuciones desencadenadas por los fascistas, se calla cuidadosamente sobre el
carácter de la represión antiproletaria del Frente Popular, que precedió e hizo
posible la actual labor de Franco. Numerosísimos son los militantes condenados
o fusilados después de la caída de Barcelona, que fueron sorprendidos por los
ejércitos fascistas en las prisiones del Frente Popular.
Ni la prensa pro franquista, ni la del Frente Popular, son capaces de decir
la verdad sobre el carácter y los métodos de la represión gubernamental. La
leyenda roja, gracias a la cual la primera esconde su propia ferocidad de clase,
obliga a los diarios a servir con profusión fábulas terroríficas, inauditas. En
cuanto a la segunda, sólo quiere impedir el conocimiento de sus propios crímenes
contra el movimiento revolucionario. Pero nosotros no tenemos más intereses
que los del proletariado: lo que nos permite y nos obliga a denunciar el aspecto
reaccionario de la represión gubernamental.
A partir de las jornadas de mayo de 1937, la represión política se dirigió
principalmente contra la vanguardia revolucionaria y el movimiento obrero en
general. Por las palabras de Irujo, católico y ex ministro de Justicia, que declaró
en el proceso contra el POUM, que siguió a las jornadas de mayo, puede juzgarse
el tipo de represión y los métodos practicados: “la represión contra los
revolucionarios en la zona republicana era más violenta que en la zona
franquista”; “se asesinaba a los revolucionarios en las esquinas”. Se ha publicado
a menudo el nombre de las víctimas más conocidas internacionalmente: Nin,
Berneri, Wolf, Landau, Moulin; pero es imposible enumerar, ni siquiera conocer,
todos los militantes muertos por la mano del terrorismo estalinistagubernamental,
por la disciplina de cuartel y apolítica del ejército, o en los
campos de trabajo.
1
La guerra abastecía al estalinismo de un medio adecuado para esconder
sus crímenes, como el escarabajo se esconde en la basura. Un cadáver de más en
la líneas de combate, o abandonado algunos kilómetros más lejos, no podía
provocar las investigaciones de las autoridades, predispuestas además a proteger
a los autores del asesinato de revolucionarios. Cuando la víctima se encontraba
en el frente, bastaba con comunicar a su familia su “desaparición” o su “muerte”,
tras tal o cual operación, para sumirla en el olvido. En el caso de que hubiera
habido detención, la pérdida de todo rastro, tanto del detenido como de los
agentes que habían efectuado el arresto, hacía peligrosa e inútil cualquier
investigación ulterior.
El estalinismo ha conducido su trabajo criminal y contrarrevolucionario
por distintos medios. Por ejemplo, el rapto a domicilio o en la calle ha sido
quizás el menos utilizado. Este procedimiento se ha usado sobre todo con
militantes conocidos, que era necesario suprimir antes del inicio de cualquier
investigación, por más débil y artificial que pudiera ser. El método más
generalizado era la detención oficial por parte del Estado, de la Generalidad, o de
los agentes del SIM, y el ingreso en una de sus prisiones.
El SIM (Servicio de Investigación Militar) era una cobertura de la Guepeú
(GPU: Policía política soviética). Legalizaba las “checas” ilegales del
estalinismo. Estaba constituido de arriba abajo por funcionarios estalinistas. Sólo
oír su nombre provocaba ya el terror entre los revolucionarios. Según diversos
testimonios unánimes, tomados entre las organizaciones obreras de Barcelona, y
entre los detenidos pertenecientes a estas organizaciones en las diversas
prisiones, la tortura era empleada con una frecuencia considerable. Los
trabajadores arrestados durante las luchas de las barricadas de mayo fueron
horriblemente torturados para obligarles a denunciar los depósitos de armas, que
en la mayoría de casos no existían. Entre ellos, muchos fueron de aquellos que se
declaraba “encontrados asesinados en las esquinas”. Pero la tortura fue el único
recurso técnico del SIM. Todos los que han pasado por sus manos tienen un
tormento que explicar. Incluidos los casos de importancia menor, en los que los
detenidos salían libres después de los interrogatorios, tras haber sido sólo
golpeados, en el mejor de los casos. La posesión de un carnet de la CNT o de la
FAI implicaba un diluvio de injurias o de malos tratos físicos; la pertenencia al
POUM, o a los bolchevique-leninistas, o a cualquiera de los grupos anarquistas
adversarios de la política del Frente Popular encadenaba un martirio seguro,
aunque no hubiera ninguna acusación seria. Sin embargo algunos militantes
estalinistas, que se permitían no estar de acuerdo con sus “amados jefes” o
criticar escandalosos abusos, fueron también torturados por el SIM.
Combatientes de las Brigadas Internacionales descontentos con los métodos
disciplinarios o que rehusaban afiliarse al partido comunista; técnicos militares
poco dados a adoptar sin reservas los procedimientos y disposiciones de los
técnicos rusos; trabajadores a los que se habían encontrado un diario o un
2
manifiesto clandestino (siempre revolucionario, pues la prensa fascista ilegal
jamás ha existido); todos encontraban su sitio en las “checas” estalinistas (1).
Tras largos interrogatorios y torturas, y algunas semanas, a veces incluso
varios meses, de permanencia en los calabozos, llegaba la acusación:
“trotskismo, espionaje, depósito de armas, venta de planos al enemigo”. El
detenido era enviado a la Prisión Modelo, la del Estado o a Montjuic, y se
fabricaba un proceso fantástico que en el 98 por ciento de los casos no
prosperaba, por falta total de base. Había una infinidad de procesos de este tipo.
El estalinismo acusaba sin cesar de espionaje a los trabajadores fieles a su clase o
a los técnicos rebeldes a su dictadura, mientras que sus jefes militares, la
burocracia estatal, o sus propias filas políticas, producían hormigueros de
auténticos espías.
Estos casos eran en realidad los más graves. Salir de la “checa” era una
garantía, aunque incompleta, de vida. Pero hay centenares, incluso millares de
trabajadores y de militantes, que han entrado para no salir jamás. Ellos no pueden
informarnos, porque los muertos no hablan.
La burguesía pretende hacer creer que la actividad del SIM estaba dirigida
contra los elementos reaccionarios, lo que no es verdad más que para un
reducidísimo número de casos, comparado con el de militantes obreros o
personas neutras que habían estado accidentalmente en contacto con el aparato
estalinista. Todas las garantías legales eran aseguradas a los fascistas; para los
revolucionarios era todo lo contrario. La justicia fue ejercida sobre los fascistas,
en los primeros meses de la revolución, por los trabajadores armados, sus
Comités o sus organizaciones de clase. A partir de las jornadas de mayo, el
gobierno consideraba como criminal toda actividad en tal sentido. Los miembros
de los Comités fueron sometidos al Tribunal de Alta Traición y Espionaje por
haber arrestado a individuos notoriamente fascistas. La simple posesión de una
pistola, que había servido para derrotar la insurrección militar, ocasionaba a los
trabajadores numerosos meses de prisión.
Durante los últimos meses, aún existían “checas” de las que el gobierno
ignoraba emplazamiento y labor. Entre los trabajadores arrestados en Barcelona,
se hablaba de campos de concentración secretos, que parecían confirmados por la
existencia de una comisión anarcosindicalista semisecreta para la localización de
personas desaparecidas. Sólo consiguió descubrir el lugar de detención de
algunos burócratas de la CNT, cuya “desaparición” no interesaba ya a los
estalinistas.
Será necesario escribir aún mucho antes de llegar a conocer una parte de
los nombres de militantes revolucionarios que fueron asesinados por el veneno
estalinista en el ejército. En numerosos casos, los camaradas que habían estado
1[
] Sobre la represión del SIM, véase “El terror estalinista en Barcelona (1938)”, cuaderno 33
de Balance (febrero 2009).
3
largos meses en prisión, y puestos en libertad a causa de ausencia de
fundamentos para la acusación, habían sido enviados directamente al frente bajo
mandos estalinistas con un informe secreto. Poco tiempo después eran
asesinados.
Me limito al caso de Jaime Fernández (2) y de José Rodríguez (3),
militantes del POUM, el primero bolchevique-leninista y el segundo que había
asimilado las duras lecciones de la experiencia española. Ambos trocaron el
campo de trabajo por el frente (4). Cuando faltaban pretextos legales, los
pistoleros a sueldo de la GPU encontraban la manera de satisfacer sus sangrientos
deseos. Pero hay muchos otros que sufrieron tal suerte, cuyo nombre no ha sido
conservado por la memoria, sin contar los simples obreros rasos de los que no se
conocerá nunca el nombre, víctimas de una disciplina que defendía los
privilegios, daba carrera a los arribistas, y eliminaba toda libertad y todo derecho
político para los soldados, sin conseguir dar al ejército una verdadera
organización.
En este dominio, es indispensable denunciar el criminal trabajo de Líster y
de “El Campesino”, proclamados cada día como héroes por el estalinismo, y los
antiguos oficiales del ejército recuperados por este último, como Burillo y Pozas,
enemigos cualificados del proletariado, pero de una utilidad militar dudosa,
incluso para el propio gobierno. Los cuerpos del ejército de Líster y de “El
Campesino” fueron los jenízaros de la contrarrevolución. Su heroísmo era el de
Cavaignac o Martínez Campos (5). Los campesinos de Aragón y de Castilla
conservaban el recuerdo de su paso con el odio que se profesa al enemigo.
2[
] Jaime Fernández Rodríguez fue trasladado del campo de Omells al campo para castigo de
desertores del SIM en la playa de “La Pelosa”, en Rosas (Alt Empordà, provincia de Gerona). El
23 de agosto de 1938, fue reclamado para ser juzgado por el asesinato de Narwicz, pero fue
enviado por un error burocrático a los tribunales de Gerona, en lugar de los de Barcelona. El 5
de septiembre de 1938, obtuvo autorización para enrolarse en una unidad militar (la División
45), en la que vivió bajo la vigilancia constante de los guardas estalinistas. Consiguió evadirse
en octubre de 1938, tras su hospitalización a causa de una herida de bala en la pierna, en una
acción en el frente.
3[
] José Rodríguez Arroyo, militante del POUM, hermano de Enrique Rodríguez Arroyo
(“Quique”), también militante del POUM, y de Antonio Rodríguez Arroyo, militante de la
Cuarta. Falleció en 2003. Véase las breves notas biográficas sobre José Rodríguez publicadas en
la web de la Fundación Nin.
4[
] Munis estuvo encarcelado desde el 13 de febrero de 1938 hasta el 24 de enero de 1939,
cuando la inminente entrada de los fascistas en Barcelona forzó la evacuación de los presos
políticos hacia la frontera francesa. Por esta razón desconocía, en febrero de 1939, la suerte real
corrida por Jaime Fernández y José Rodríguez, a quienes suponía ejecutados por los estalinistas.
Véase su biografía en el capítulo 4.
5[
] Heroísmo reaccionario. El general Cavaiganc reprimió duramente la insurrección parisina
de junio de 1848 y fue investido de poderes dictatoriales hasta diciembre, cuando fue derrotado
por Luis Napoleón en las elecciones a presidente de la República. El pronunciamiento del
general Martínez Campos a favor de Alfonso XII, permitió la restauración de la los Borbones.
4
Por su parte, el gobierno sostenía activamente, ley en mano, la obra
extralegal del estalinismo, y le abandonaba las riendas. Tras la constitución del
gobierno Negrín, después de la derrota de mayo de 1937, el Presidente respondía
así a una pregunta sobre los rumores de armisticio: “Antes de hablar de
armisticio, hay que desarmar y pacificar la retaguardia”. Empezó entonces la
sangrienta ola de represión que llenó todas las cárceles de España de
revolucionarios. El POUM, los bolchevique-leninistas, y “Los Amigos de
Durruti” pasaron automáticamente a la ilegalidad, sin decreto previo de
disolución. Los locales obreros, arrancados con las armas en la mano a los
fascistas, fueron invadidos por los Guardias de Asalto provistos de
ametralladoras, de tanques y de artillería que faltaban a los combatientes. El
asalto más importante fue el que se hizo contra el Comité de Defensa instalado en
el antiguo convento de Los Escolapios (6). Una veintena de tanques rodearon por
la noche el edificio. Los ocupantes resistieron. La artillería comenzó a disparar.
Por la maña varias fábricas abandonaron el trabajo en señal de protesta. La
irritación del proletariado era tan grande que podía preverse unas nuevas jornadas
de mayo… pero la intervención del Comité regional de la CNT rompió el
movimiento y obligó a los asediados a rendirse. A partir de ese momento, todos
los que habían pertenecido a los primitivos Comités, a las Patrullas de Control, o
a las Milicias de Retaguardia, tenían asegurado su envío ante un tribunal de Alta
Traición y Espionaje.
Este tribunal semimilitar, de carácter secreto y sumarial, había recibido
legalmente el poder de vida o muerte sobre los acusados. Un simple desacuerdo
con la política del gobierno daba carácter legal a la acusación de alta traición, que
suponía un veredicto fatal del Tribunal. Condenas de diez o veinte años de
prisión han sido pronunciadas contra trabajadores que habían leído un manifiesto
clandestino. Los procesos de los bolchevique-leninistas y del POUM han
establecido el evidente carácter reaccionario que se escondía bajo las palabras
“espionaje y traición”.
El terror ilegal de los estalinistas y el terror aprobado por el gobierno se
complementaban. La primera servía de fuerza de choque y de guía para la
segunda. El objetivo era el mismo: aplastar a los revolucionarios, liquidar todo
núcleo proletario o fiel a la concepción de la revolución social. Incluso estando
sometidos al procedimiento terrorista prescrito por la ley, ya no se estaba al
abrigo de un asesinato repentino. En la Prisión Modelo o en Montjuic, se llamaba
6[
] El asalto a Los Escolapios, en septiembre de 1937, supuso el fin del último núcleo de
resistencia revolucionaria aún existente en Barcelona. Los Escolapios albergaba el Comité de
Defensa central y era además la sede de algunos sindicatos. Durante las jornadas de mayo ese
Comité de Defensa central desempeñó un papel decisivo como vanguardia de los
revolucionarios, que fue señalado por Gerö (“Pedro”) en sus informes a Moscú, que pueden
consultarse en el capítulo 1 de “El terror estalinista en Barcelona (1938)”; cuaderno 33 de
Balance (febrero 2009). Véase también GUILLAMÓN, Agustín: Barricadas en Barcelona.
Espartaco, Barcelona, 2007.
5
frecuentemente para nuevos “interrogatorios” a camaradas que habían
permanecido durante meses en los subterráneos de las “checas”. Algunos no
regresaron. La inseguridad para los revolucionarios era tal en prisión que, cuando
se ingresaba en la prisión llamada “de Estado”, el director se creía obligado a
aseguraros que en su casa se podía estar tranquilo.
Los campos de trabajo (7) constituían el capítulo más horrible del terror
legal. Millares de trabajadores de todas las tendencias han padecido sufrimientos
que sólo ellos podrían narrar con exactitud. Sometidos a un régimen de trabajo
muy duro durante doce o catorce horas por día, con cien gramos de pan y cien de
lentejas por todo alimento, los camaradas que salían después de dos o tres meses
para asistir a su proceso estaban anémicos en un grado que parecería insoportable
para cualquier hombre. El régimen de esos campos no tenía nada que envidiar a
los de Hitler. Los golpes de culata o de garrote eran corrientes. Los fusilamientos
eran tan frecuentes que después de dos semanas ya no impresionaban a los
camaradas internados. En el campo número 1, bajo el mando del comandante
Astorga, estalinista que había estado en prisión viviendo familiarmente con los
fascistas en la quinta galería, veinte hombres fueron fusilados a su llegada,
porque habían sido calificados como falsos enfermos e ineptos en el trabajo.
Teodoro Sanz (8), un bolchevique-leninista que se encontraba entre ellos, sólo
escapó con dificultades cuando pudo demostrar que sus heridas provenían de la
guerra. Los equipos de trabajo estaban formados por cuadrillas de quince
hombres. Si escapaba uno, los otros catorce eran fusilados inmediatamente. Así
encontraron la muerte un gran número de los mejores militantes del proletariado
español, legalmente asesinados por el gobierno del Frente Popular.
La división del trabajo en el interior de las prisiones o en los campos de
trabajo es también un índice excelente para ver hacia dónde se inclinaba la
represión gubernamental. Así, todos los cargos que suponían algunas
comodidades o privilegios (oficinistas, cocineros, responsables de cuadrillas,
etcétera) eran ocupados por fascistas. Por otra parte, muchos de esos fascistas
conseguían liberarse por dinero.
La prensa burguesa mundial alimenta a su público con relatos terroríficos,
pero la verdad es que la represión gubernamental contra los fascistas fue muy
moderada. La necesidad de conquistar la confianza de la burguesía nacional e
internacional en la que Negrín basaba su política, le imponía la tolerancia; quería
7[
] Sobre los campos de trabajo puede consultarse el excelente libro de BADIA, Francesc: Els
camps de treball a Catalunya durant la guerra civil (1936-1939). Publicacions de l´Abadia de
Montserrat, 2001.
8[
] El 23 de abril de 1938, Jaime Fernández y Teodoro Sanz fueron trasladados de la Prisión
Modelo, donde estaban presos bajo acusación de asesinato, a campos de trabajo. Jaime
Fernández fue internado, con “Quique” (Enrique Rodríguez Arroyo) y Teodoro Sanz, en Omells
de Na Gaia, donde padecieron y superaron las horribles condiciones de ese auténtico campo de
exterminio estalinista del SIM, dirigido por los criminales Astorga y Mendoza. Jaime salvó la
vida de “Quique” (militante del POUM) cuando le aconsejó que no diera un paso al frente
cuando preguntaron quién estaba enfermo, ya que la enfermedad se consideraba un “delito” de
bajo rendimiento, que comportaba la eliminación física.
6
atraerles. Y en la época en que existía el segundo poder de los Comités, la
represión fue insuficiente por falta de una organización centralizada.
Esta misma política estratégica condujo al gobierno hacia los crímenes de
la represión legal, dejando el campo libre a las bandas de la Guepeú. Si la
Revolución ha sido vencida, si la guerra es una derrota y si Franco somete hoy
los trabajadores a la esclavitud y a la represión, el único responsable y precursor
de Franco es el gobierno del Frente Popular y su principal representante, el
estalinismo.
Febrero 1939. G. Munis.
Quatrième Internationale número 16, abril 1939.
Nota:
Traducido del texto francés, reproducido en la revista (Dis)conitinuité, número 11 (junio 2001).
Notas al pie de página de A. Guillamón.
7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s