La revolución permanente (Franz Mehring)


Berlín, 1 de Noviembre de 1905

 

Feliz quien ha podido vivir este glorioso año, el año de la revolución rusa, que no tendrá menos importancia en los libros de historia que la que antaño tuvo la revolución francesa de 1789. Todas las revoluciones del siglo XIX no han sido más que retoños de esta revolución, retoños auténticos, a veces un poco débiles, lo que vale incluso también para el movimiento europeo de 1848. Por poderoso que haya sido este movimiento, y por lejos que hayan llegado sus efectos indirectos, sin embargo, solamente ha sacado las consecuencias del año 1789 para el continente europeo y sus oleadas han reculado frente a la muralla de la frontera rusa.

Lo que distingue la gran revolución rusa de la gran revolución francesa es que aquella fue dirigida por el proletariado consciente de ser una clase. La Bastilla también fue tomada por asalto por los obreros de los suburbios de Saint Antoine, también son los obreros berlineses los que han triunfado sobre los guardias prusianos en la victoria del 18 de marzo de 1848 sobre las barricadas. Pero los héroes de estas revoluciones al mismo tiempo han sido sus víctimas; desde el día de su victoria, la burguesía les ha arrebatado el precio de su victoria. Y de esto se han muerto finalmente las revoluciones basadas en el modelo de 1789; la contrarrevolución tuvo tan buen juego en 1848 y 1849 porque los obreros estaban cansados de sacar las castañas del fuego y de ser engañados por los que consumían las castañas, porque su conciencia de clase no estaba lo suficientemente desarrollada para sacar provecho para sí mismo entre el poder feudal y la traición de la burguesía.

Lo que fue la debilidad de la revolución europea de 1848 es la fuerza de la revolución rusa de 1905. Su protagonista es un proletariado que ha comprendido esta “revolución permanente” que la Nueva Gaceta Renana había predicado para orejas todavía sordas. Mientras que su sangre corría a mares bajo los golpes de fusil y de sable de los verdugos del zar, los obreros rusos, con una fuerza obstinada, mantuvieron firmes sus objetivos, y el arma poderosa que constituye la huelga política de masas le permitió quebrar el poder zarista hasta sus cimientos. En el último manifiesto del zar, el despotismo asiático abdica para siempre; al prometer una constitución, cruza el Rubicón, más allá del cual ningún retorno es posible. Esto es un primer triunfo del proletariado ruso, y el mayor éxito que ningún proletariado de otro país en un movimiento revolucionario haya obtenido antes. Los que tomaron la Bastilla, como los combatientes de las barricadas de Berlín eran capaces de un impulso heroico, pero no de esta lucha infatigable y obstinada que llevaron adelante los obreros rusos, sin dejarse desviar por fracasos momentáneos. Sin embargo, su primer éxito los ubica ahora frente a un nuevo deber, incomparablemente mayor, el de perseverar, aún después de la victoria, en su antigua combatividad.

En la historia de las guerras, no deja de repetirse una experiencia: después de una victoria aplastante, es difícil llevar al fuego incluso a las tropas más valerosas para que, al perseguir al enemigo, hagan la victoria verdaderamente fecunda, y es tanto más difícil cuando la victoria ha sido más aplastante. Existe, profundamente arraigada en la naturaleza humana, la necesidad de un descanso liberador, cuando esta se libera de una fuerte tensión, y por eso la burguesía siempre ha especulado con éxito, cuando el proletariado le ha sacudido los árboles de la revolución para hacer caer sus frutos.

De manera legítima, un diario burgués evoca, a propósito del manifiesto del zar, las promesas que había hecho Federico Guillermo IV, cuando la revolución había quebrado sus bravatas de autócrata.

Son más o menos las mismas promesas: inviolabilidad de las personas, libertad de conciencia, libertad de palabra, una representación popular basada en un amplio derecho a voto y con una participación decisiva en la legislación. En esa época como ahora, la oposición burguesa sabía y sabe bien que, cuando un autócrata vencido está obligado a hacer semejantes concesiones, estas cosas buenas no nadan simplemente como pedazos de pan en la sopa de la revolución, sino que le ofrecen reales garantías de que una autocracia obligada a humillarse hasta ese punto por la fuerza nunca más podrá levantar cabeza. Pero está dentro del interés de la burguesía rebajar incluso las conquistas de la revolución para desarmar al proletariado, describirlas como un espejismo que no podrá hacerse realidad más que gracias a la más extrema ponderación, ponerse en guardia contra los cuervos de mal augurio que arriesgarían, por así decir, poner en fuga a los espectros nocturnos. Es así que después de toda victoria revolucionaria resuenan los llamados de la burguesía a la “calma a cualquier precio”, supuestamente en el interés de la clase obrera, de hecho, por el frío y astuto cálculo de la burguesía.

Este es el momento más peligroso para toda revolución; pero, si bien este ha sido fatal hasta el momento para el proletariado, esta vez, la clase obrera rusa ha pasado la prueba brillantemente, al responder con resolución al manifiesto del zar: la revolución permanente. Los telegramas llegados hoy de Petrogrado a la prensa burguesa dan una testimonio honorable de nuestros hermanos rusos; “Bajo la influencia de los socialistas, la opinión se ha vuelto más desfavorable de lo que se podía esperar esta mañana. La excelente organización de los socialistas triunfa hoy sobre la burguesía”.

Los obreros rusos no piensan desarmarse, los vencedores de hoy no quieren ser los derrotados de mañana, y en esto justamente reside el progreso histórico que ofrece la revolución rusa en relación con las precedentes.

Por cierto, para los obreros rusos también vale que ningún milagro ocurrirá mañana. No está en su poder saltar las etapas de la evolución histórica y crear, a partir del despótico estado zarista, de buenas a primeras, una comunidad socialista. Pero pueden acortar y allanar el camino de su combate emancipador, si no sacrifican el poder revolucionario que han conquistado frente a las tramposas quimeras de la burguesía, sino por el contrario, no dejan de servirse de él para acelerar la evolución histórica, es decir, revolucionaria. Ahora pueden asegurarse en algunos meses y semanas lo que costaría décadas de penosos esfuerzos, si cedieran el terreno a la burguesía después de haber obtenido la victoria. No pueden inscribir en la constitución rusa la dictadura del proletariado, pero pueden inscribir en ella el sufragio universal, el derecho de coalición, la jornada de trabajo legal, la libertad ilimitada de prensa y de palabra, y pueden arrancarle a la burguesía, para todas estas reivindicaciones, garantías tan sólidas como las que la burguesía le arrancará al zar de acuerdo a sus propias necesidades. Pero sólo pueden hacerlo si no deponen las armas en ningún momento y no le permiten a la burguesía dar ni siquiera un paso adelante, sin que ellos mismos no den también un paso adelante.

Y es precisamente por la “revolución permanente” que la clase obrera rusa debe replicar, y, según todas las informaciones llegadas hasta el momento, ha replicado efectivamente, ante el grito angustiado de la burguesía pidiendo “la calma a cualquier precio”.

Es falso decir que así se insuflará una nueva vitalidad al despotismo que acaba de ser abatido. Con justeza un historiador de la gran revolución francesa – Tocqueville, si no me equivoco – dice que un régimen que se derrumba nunca es más débil que en el momento en que comienza a reformarse. Y esto vale mucho más que para la realeza decadente en Francia, para la autocracia decadente en Rusia. Porque toda su maquinaria gubernamental está podrida de cabo a rabo. A partir que dimita y renuncie a la apariencia de solidez que ha mantenido penosamente hasta ahora, estará sin defensa contra todo choque vigoroso. De hecho, tiene necesidad de “calma a cualquier precio” si debe restablecerse sobre una nueva base. Esta es la pérfida significación de esta consigna que, esperemos, haya terminado de cumplir su funesto rol.

Los obreros rusos se han convertido así en los campeones del proletariado europeo. Se han beneficiado con una posibilidad que, hasta ahora, no ha compartido ningún proletariado de las naciones europeas occidentales: entran en la revolución con experiencias acumuladas y una teoría clara, profunda y extendida; pero han sabido crear esta posibilidad, y este es su mérito. En el curso de décadas de combate y al precio del sacrificio de innumerables heroínas y héroes, se han impregnado de la teoría de la revolución proletaria hasta la médula de los huesos; lo que han recibido, lo devuelven ahora con creces. Le dan vergüenza a los espíritus timoratos que creían imposible muchas cosas que ellos demostraron posible; los trabajadores de Europa saben hoy que los métodos de lucha de la antigua revolución sólo han perimido para ceder el lugar a métodos más eficaces en la historia de su lucha emancipadora.

En la clase obrera de todos los países europeos caen las chispas del bautismo de fuego de la revolución rusa, y en Austria el brasero ya se inflama.

Los obreros alemanes no son los últimos en la lucha que dirigen sus hermanos rusos; el estado vasallo pruso-germánico está tan estrechamente mezclado con el destino del zarismo que la caída de este último tendrá contragolpes muy profundos sobre el imperio de los junkers al este del Elba. Quizás no por el momento, y quizás no para siempre de manera destructiva; las poderosas conmociones económicas que entrañará la revolución rusa en su continuidad pueden hacer enojar mucho más aún a esta camarilla de hambreadores. Pero a la larga, la revolución rusa ya no se dejará encerrar en las fronteras rusas como antes la Revolución francesa no se dejó encerrar en las fronteras francesas, y esto, nadie lo sabe mejor que las clases dirigentes en Alemania.

Podemos estar seguros que ellos siguen la evolución de la revolución rusa con la mayor atención y encontrarán la ocasión de darle un golpe fatal cuando vean alguna perspectiva de éxito. La clase obrera alemana no debe olvidarlo, menos aún cuando la causa de sus hermanos rusos es también la suya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s