Carrio, una gorila reaccionaria de paladar negro. El devotazo y el Vatayón militante.


Elisa Carrio es cada vez más un personaje marginal de política argentina. La “intransigencia” contra el “régimen” K le permite seguir ocupando espacios en los medios opositores con una diatriba de intelectual derechista apocalíptica.

En esta nota (http://www.lanacion.com.ar/1495567-carrio-sobre-la-salida-de-los-presos-en-el-73-abrieron-las-carceles-y-liberaron-a-todos) la diputada de la Coalición Cívica compara la salida de presos por el Vatayón Militante K para sus actos políticos, con la liberación de los presos en Devoto el 25 de mayo de 1973, textual: esto es indéntico al ’73, cuando dejaron salir a la gente de la cárcel. En el ’73 abrieron las puertas, mientras que hoy la salida de presos propiciada por los K es una de las responsables de la inseguridad, al decir de Carrio.

Somos trotskistas y constituimos una oposición obrera y socialista al gobierno, así que aclaro de entrada que no me voy a poner a defender el punterismo en las cárceles, que es totalmente repudiable (lo que no hay que confundir con el derecho de los presos a manifestar sus propias posiciones políticas), pero si señalar que la critica de Carrio y los medios opositores de la derecha apunta a liquidar toda garantía de los presos comunes y endurecer las condiciones carcelarias en penales abarrotados y donde se ejerce el abuso de los guardias y las torturas. Nuestra critica es al régimen penal y carcelario que hacina pobres mientras los grandes delincuentes de guante blanco y los cómplices de la dictadura y la entrega caminan libres.

Pero lo cierto es que comparar las actividades del Vatayón Militante con el Devotazo es una falsificación histórica que se nutre de los argumentos del gorilismo y hasta del fascismo vernáculo para condenar la lucha política y de clases en los ’70. La liberación de los presos políticos el 25 de mayo de 1973 fue el producto de una extraordinaria movilización popular que luego de la asunción de Héctor Campora marcho a los penales para obligar al gobierno peronista a cumplir con su promesa de liberar a los militantes presos petenecientes mayoritariamente a las organizaciones armadas. No fue una concesión del gobierno que se vio obligado a apurar una ley de amnistía ante lo que ya era evidente, la movilización había arrancado a los presos políticos de las cárceles (y si con ellos salieron detenidos comunes no olvidemos que ciertamente los presos sociales son también hijos del pueblo). El devotazo fue la expresión de un ascenso revolucionario obrero y popular que sacudía los cimientos de una Argentina capitalista que para volver al orden recurrió a las bandas fascistas de las Tres A y la dictadura genocida. El punterismo clientelista del Vatayon Militante es una expresión más del degradado régimen político de los defensores de la burguesía nacional.

Carrio, reconozcamoslo, una gorila de paladar negro, y la derecha argentina quizás prefieran cárceles como en los EEUU donde perros lobos asesinos custodian a los presos (http://www.lanacion.com.ar/1495633-eeuu-una-carcel-emplea-perros-lobo-para-vigilar-a-los-reclusos). Aunque acá el papel de los perros lobos lo cumplen con mayor saña y salvajismo los guardianes del servicio penitenciario y la policía.

Anuncios

3 comentarios en “Carrio, una gorila reaccionaria de paladar negro. El devotazo y el Vatayón militante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s