Un acto político


El ¨hombre¨es un ser genérico no sólo porque en la teoría y en la práctica toma como objeto suyo el género, tanto el suyo propio como el de las demás cosas, sino también y esto no es más que otra expresión para lo mismo, porque se relaciona consigo mismo como el género actual, viviente, porque se relaciona consigo mismo como un ser universal y por eso libre”.

(K. Marx. Manuscritos económicos-filosoficos)

El fin de semana reproduje en mi cuenta de facebook una imagen mía vestido de mujer, sentado al borde de una cama, con medias de red y barba crecida. Surgió como un juego con una amiga. No era mi intención original publicarla, simplemente se la envié con un mensaje de confidencia a mi amigo, el camarada Tomas Mascolo, y él me pregunto ¿porqué tanto secreto?. Y ciertamente fue la duda la que me movilizo.

Al igual que que hace un tiempo el no decidirme abiertamente por la homosexualidad, lo que me paralizaba era el temor y la vergüenza, el desprecio en la mirada del otro. Pero el haber asumido libremente mis deseos y mis pasiones afectivas me significo un salto, un nuevo inicio, una libertad tan profunda en mi interior que me saco de encima todo el maldito yugo del odio y el prejuicio. Y si como sostenía Lenin, siguiendo al maestro Hegel, la libertad es conciencia de la necesidad, una conciencia superior de la vida y sus actos. Comprendí entonces que publicar la foto, aunque sea en el espacio neutro y relativamente acotado de las redes sociales, pero al cual tienen acceso camaradas, amigos, compañeros de trabajo y completos desconocidos, era un acto político. Un acto de auto-valoración y de afirmación del deseo, como creación de un acontecimiento personal, como manifestación de un llamado a vivir lo más libre y conscientemente que podamos nuestras vidas. Y a romper lo publico y lo privado, transformándolo una esfera de la política.

Porque precisamente es en la política donde se tiene que tejer las estrategias emancipatorias, porque si como decía el viejo Engels, las revoluciones sociales ponen siempre en discusión la libertad sexual, es necesario a la razón deseante, direccionarla en un proyecto revolucionario, transformarla en razón estratégica.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s