Cristinismo, fase clerical del kirchnerismo


El acercamiento del gobierno al Vaticano ha consumado su primer logro. Podemos definir sin duda que el cristinismo es la etapa clerical del kirchnerismo.

Esta nueva fase del kirchnerismo se podria sintetizar de la siguiente manera: a falta de una burocracia sindical fuerte y unida para contener la protesta social, buenos son los curas (mucho más si son dirigidos desde Roma por la derecha peronista); ante la crisis de una oposición derechista desastrosa, bueno es levantar a un Bergoglio como nacional y popular liquidando la apropiación del nuevo Papa por los opositores. El lamentable discurso de CFK instalando la idea de la unidad nacional y el poner fin al dolor por las heridas del pasado, la (derrotada) maniobra de los jovenes K de impedir el paso de la izquierda a la Plaza de Mayo el ultimo 24 de marzo, las discusiones crecientes sobre la necesidad de un pacto social contra el salario, son muestra cabal de que el cristinismo ha virado a la derecha ante las señales de agotamiento del “modelo”. Es el fin definitivo del Nunca Menos aún en el terreno discursivo, ya no se trata del juicio y castigo sino de la reconciliación, ya no se trata de denunciar a los complices de las dictaduras sino de rescatarlos como valientes luchadores como en el caso Bergoglio. En definitiva si la bandera de La Campora el 24 de marzo rezaba “democracia o corporaciones” el gobierno ha optado por la segunda ecuación de la consigna y entronizado a la peor de todas las corporaciones, la del clero oscurantista y reaccionario. Parafraseando al kirhcenrista Horacio Gonzalez la política pierde su raigambre laica condición elemental para que esta sea democrática.

El giro ya tiene sus secuelas, porque la derecha más reaccionaria siente que es su tiempo y cuenta con impunidad. Los genocidas juzgados por La Perla lucieron orgullosos las escarapelas papales en las salas del tribunal, Videla llamo a levantarse en armas, los voceros papales se despacharon contra la izquierda anticlerical (endilgandole ese mote a Pagina 12 dando muestra de lo trogloditas que son). Los medios mostraron el caso de un joven de clase alta apaleado en San Isidro por ser homosexual al grito de “el Papa es argentino, no puede haber putos argentinos”.

La consagración de Francisco I y el giro clerical del kirchnerismo son elementos reaccionarios en una situación donde la crisis capitalista internacional y la lucha de clases son el telón de fondo. Estan en peligro las conquistas democráticas de la lucha contra la impunidad y el genocidio, de las personas LGTTBI, de las mujeres que luchan por el derecho al aborto, de los jovenes que luchan por la legalización de las drogas y contra la represión policial, del conjunto de los trabajadores y el pueblo pobre que lucha por sus derechos.

Como socialista revolucionario estoy convencido de que la alternativa para el libre desarrollo del pensamiento es ateismo o barbarie. Y que la lucha política planteada es la de romper con las fuerzas patronales que se han desnudado todas como agentes del oscurantismo reaccionario. La alternativa construir un partido de los trabajadores que luche por la revolución y el socialismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s