Murió Videla, la clase genocida sigue en el poder


Cuenta la anécdota que el Coronel Jaime Cesio dijo que a Videla lo llamaban “el boludo del cuartel” ante el entonces jefe del ejército, el general Carcagno.  No fue el único boludo o personaje patético que se impuso la tarea de limpiar la sociedad de “marxistas”. Anteriormente José López Rega no era una persona muy agraciada que digamos, ni que hablar de Isabel Martinez de Perón.

Videla era un ser siniestro, no cabe ninguna duda. Pero los boludos a la Videla revelan su monstruosidad ante la oportunidad del poder.  Videla, el boludo del cuartel o la “pantera rosa” como también se lo denominaba por el personaje animado de Friz Freleng, fue el máximo jefe de los genocidas, de los golpistas, de los civiles colaboradores, de los grupos de tareas, de los que  llevaron adelante la tarea de aniquilamiento de toda una franja  de la sociedad –trabajadores, jóvenes militantes, intelectuales- que se habían levantado contra el mando del capital y el imperialismo. Murió defendiendo el genocidio que perpetró como un servicio a la sociedad “occidental y cristiana”. Ni siquiera en esto fue original porque la sociedad “occidental y cristiana” –uniendo en esa síntesis capitalismo y oscurantismo religioso- siempre se abrió paso entre “sangre y lodo” como dijera Karl Marx, asesinando cruelmente , saqueando, violando y destruyendo culturas enteras para conseguir su preciada propiedad. El capital crea los agentes de la barbarie de tipos como Videla u otros semejantes, fríos burócratas de la muerte., representantes de la banalidad del mal, como lo llamaba Hanna Arendt. Videla era un típico exponente de la casta militar y los terratenientes argentinos.  Representación de un tipo social  de seres grises y parasitarios, capaces de ser el brazo ejecutor de un genocidio por sus privilegios, sin por ello dudar de su fe. Y para tal fin, suelen invocar al temor y la obediencia de los seres grises que pueblan las elites y las clases medias de la sociedad burguesa espantadas por la subversión social y la amenaza de la bancarrota económica.

Sin embargo, que haya sido el jefe, no significa que fuera sido su ideólogo. Otro genocida, Roberto Viola, fue su cabeza pensante y por supuesto, los civiles, como José Alfredo Martínez de Hoz, hombre de la oligarquía diversificada que representaba los intereses de la patronal de Acindar y la Sociedad Rural, los Acevedo, los Mitre, los dueños de los campos, las fábricas, los diarios y los bancos. Quien fuera el caudillo radical, Ricardo Balbín, había llamado anteriormente a terminar con la “guerrilla fabril” y en consecuencia la UCR fue el partido civil que más funcionarios prestó a la dictadura, y en esto, salvo la izquierda revolucionaria y los Montoneros, todos los partidos burgueses, peronistas, democristianos, intransigentes, socialistas, pusieron sus cuadros al servicio de la dictadura; y otros como el Partido Comunista, su apoyo por izquierda a las palomas videlistas para impedir la amenaza pinochetista.  Los mismos partidos civiles –La UCR y el PJ- que dieron las leyes del perdón y sellaron un pacto de impunidad que aún persiste en la democracia burguesa argentina.

El kirchnerismo se vanagloria de que Videla murió preso (mientras la gran mayoría sigue libre o murió impune) pero sigue gobernando para los grupos económicos y las fracciones del capital que comandaron el golpe y se hicieron del dominio real de la sociedad argentina. Pero la verdad es que si Videla y una cantidad –limitada, por cierto- de genocidas fueron juzgados, ha sido por la movilización popular y no por las gestión “nacional y popular” del Estado capitalista; al kirchnerismo le debemos, en cambio, el hecho de que el máximo símbolo de la resistencia a la dictadura, las Madres de Plaza de Mayo, hayan sido liquidadas como movimiento de lucha democrático mediante la corrupción y la cooptación política.

Como militante trotskista estoy lejos de la “algarabía democrática” que hace alabanza de sus procedimientos judiciales y pide respeto por las muertes de los asesinos del pueblo. Lamento que el fin de Videla no haya sido frente a un paredón de fusilamiento dictado por tribunales populares. Que no fuera retomada la vieja consigna de la Revolución francesa de que todo aquel que haya cometido un crimen contra el pueblo merece su juicio y castigo. Que la clase social que la dictadura preservo en el poder siga siendo la clase dominante. Pero ya llegara nuestra hora, la de los trabajadores y el pueblo pobre,  y pagaran por todos sus crímenes.

Anuncios

2 comentarios en “Murió Videla, la clase genocida sigue en el poder

  1. Hola Facundo, respeto y en serio la opinión de la izquierda revolucionaria, pero disiento de algunas de tus afirmaciones. En principio podríamos estar de acuerdo en preferir la muerte de este genocida frente a un paredón de fusilamiento dictado por tribunales populares pero creo que si hubieramos esperado eso hoy Videla hubiese muerto tranquilamente en su hogar acompañado de sus nietos, por lo tanto no creo que haya que subestimar que haya muerto en una cárcel común y juzgado por genocidio. También creo que es cierto que un símbolo del poder real, Martínez de Hoz no sufrió el mismo tratamiento y que íconos del capitalismo salvaje e ideologos siguen impunes (Blaquier, Gral Motors, Mercedes Benz, los Curi , la SRA y tantos más). Pero lo que no coincido es en el análisis sobre las madres (que podría hacerse extensivo a casi todos los organismos de derechos humanos); las madres fueron las madres de la resistencia, incluso por sobre mucho militante que se guardó. Y tratarlas de corruptas o subestimar su filiación política hoy me parece una falta de respeto (además de sugerir que ya no son un movimiento de lucha cuando siguen firmes y militando), aunque pueda coincidir con vos en que no me guste que militen en el kichnerismo. Disculpame pero algunas cosas que escribís en tu nota me parecen coincidentes (aunque con algunos matices) a lo escrito o dicho por Lanata, sobre todo por esa fobia al “demonio” K. Saludos.

    • Hola Orestes. En primer lugar disculpas por haber tardar en postear el comentario y en responderte, pero estaba de viaje y no tenia los medios técnicos como para hacerlo. Si lees bien el post dice que la cárcel de Videla es un a CONQUISTA DE LA MOVILIZACIÓN POPULAR y no una concesión K que fue y sigue siendo parte de uno de los partidos colaboradores de la dictadura y garantes del Pacto de Impunidad. En segundo lugar sobre el tema Madres. Primero que nada a tres pruebas me remito. Las denuncias de Schoklender (defendido) con uñas y dientes por Hebe cuando los mismos miembros de la Universidad de las Madres lo denunciaban por manejos oscuros), los 700 millones que se otorgaban de subsidios a Madres para su Fundación y por ultimo al hecho de que fue Madres quien denuncio a los ocupantes del Indoamericano en su momento habilitando legalmente el pedido de desalojo de los sin techo y la represión asesina de la Metropolitana y la Federal. Pero además soy marxista y el análisis de Madres no puede estar desligado de un análisis de clase y sinceramente Madres con Hebe se pasaron al campo del Estado Burgués, porque eso implica la militancia K, defender al Estado Burgués, que como sabemos fue el instrumento de la dictadura genocida y que el pacto de impunidad de los partidos de la “democracia” burguesa mantuvo intacto. Antes luchaban contra los crímenes del Estado, ahora por su Poder Ejecutivo.
      Espero haberte respondido y agradezco tu lectura y comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s