La “colorada” Cristina Kirchner y el Pacto Social


Frente a Hernán Brienza, CFK sostuvo que el Pacto Social en 1973 era “revolucionario” y que en su momento fue equivocadamente rechazado por la juventud peronista.El Pacto Social cuyo arquitecto fue el ministro José Ber Gelbard, firmado por un sector de los empresarios (esencialmente la CGE), la CGT y el gobierno, suspendía las negociaciones paritarias por dos años y establecía el congelamiento precios y salarios. Conllevaba además la prohibición de huelgas. Buscaba establecer un marco burgués y poner un freno a la lucha de clases, a la vez que lograr un aumento de la productividad industrial y la baja de la inflación.

El Pacto Social fue denunciado por la izquierda y el activismo fabril por estar al servicio de los empresarios (los Montoneros lo criticaban en voz baja y lo apoyaban por arriba) y encabezaron la resistencia al mismo en multitud de conflictos y huelgas salvajes. Toda la lucha de clases de 1973 a 1975 se hizo contra el Pacto Social. La burguesía también golpeó contra el Pacto Social porque se había mostrado incapaz de frenar la lucha obrera mientras la crisis capitalista mundial pegaba sobre el país. La Presidenta asimila las críticas contra el Pacto Social con las críticas por derecha al llamado “modelo K” para situarse como defensora de los supuestos intereses comunes de industriales y trabajadores. Busca postularse frente a la burguesía -que se paso mayoritariamente a la oposición- como la única capaz de estructurar un acuerdo que garantice la gobernabilidad y una transición ordenada luego de octubre (donde probablemente saldrá derrotada).

CFK recordó en la entrevista su voto a la fórmula Perón-Perón con la boleta del FIP. El FIP era impulsado por el “colorado” Jorge Abelardo Ramos, quien en los ’40 rompió con el trotskismo, señalando a Perón como el líder de una revolución nacional burguesa a la cual el proletariado debía servir con absoluta lealtad (el gran historiador trotskista Milcíades Peña lo llamaba “la prostituta roja de Apold”, por el archirreaccionario secretario de prensa de Perón). En el ’73 el FIP bajo el lema” votar a Perón por izquierda” capitalizó el descontento de la juventud peronista con el giro a la derecha tras la caída de Cámpora, expresando su rechazo al gobierno sin romper con Perón. Mientras Ramos apoyaba sin fisuras a Perón e Isabel contra la misma JP (terminando sus días sin pena ni gloria como embajador menemista en México). Algunos de sus otroras seguidores fueron el actual Secretario de Cultura Jorge Coscia y Ernesto Laclau son fervientes defensores del kirchnerismo.

CFK quiere frenar la sangría que sufre por izquierda cuando la política oficial va hacia la derecha. Si votar a Perón por izquierda terminó encumbrando a Isabel, López Rega y las Tres A, votar al kirchnerismo por izquierda –como pide CFK apoyando colectoras como las de Pablo Ferreyra en Capital- es darle el apoyo a Scioli, Granados, Curto y a todos los cultores de la mano dura contra el pueblo pobre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s