¿Patria sí, colonia no?


Los militantes k suelen repetir la antigua consigna de ¡Patria sí, colonia no! que enarbolara la resistencia peronista contra el regimen libertador y la JP en los setenta. Una emblematica lucha de la resistencia fue la huelga de los petroleros de 1958 contra el gobierno de Aramburu y Rojas. La huelga comenzo en Neuquen el 13 de febrero de ese año, exigiendo la reicorporación de los trabajadores despedidos por cuestiones políticas y otras demandas obreras; lo que fue respondido por el gobierno de la fusiladora con la militarización de las areas petroleras por parte del Regimiento 10 de Infanteria de Covunco y la puesta bajo ley marcial de las actividades huelguisticas, resultando en la intervención militar del SUPE (sindicato de los petroleros) y la detención de cerca de 300 trabajadores. La respuesta obrera se hizo popular y una pueblada en Cutral Co y Plaza Huincul se enfrento a las fuerzas de ocupación militar dando nuevos brios a la acción obrera. Un Comite de Huelga fue la cabeza del movimiento que se apoyo en una extendida red de solidaridad obrera y popular. La huelga finalizo el 7 de marzo habiendo obtenido a medias sus demandas y enfrentado valientemente la militarización. Cabe decir que los trabajadores de YPF identificaban la huelga con la defensa de la soberania petrolera frenta a un gobierno a quien identificaban como agente del imperialismo. Como señalaba un trabajador de YPF: “resolví, con los demás compañeros, ir a un paro para defender los derechos del petróleo, (de no hacerlo) seria un traidor de la clase trabajadora, y yo prefiero la muerte y no traicionar a mi clase”. La consigna ¡Patria sí, colonia no! Era entonces para los trabajadores de la resistencia peronista un grito de guerra contra gobiernos que intentaban destruir sus derechos por se fieles sirvientes del imperialismo.Paradojicamente fue un gobierno peronista, el de Menem (que en su momento fue apoyado entusiastamente por el entonces gobernador de Santa Cruz, Nestór Kirchner) el que privatizo el petroleo e invirtio la formula de la consigna de los resistentes: ¡Colonia sí, Patria no!. El kirchnerismo, por su parte, anuncio con bombos y platillos el retorno a la soberanía petrolifera para terminar ejecutando un plan de entrega a la Chevron y un multimillonario salvataje económico a los expoliadores de Repsol. Como frutilla del postre, CFK ataca a los trabajadores petroleros de Las Heras -que protagonizaron una pueblada contra la represión a sus piquetes y dirigentes- como criminales y amenaza al conjunto de la protesta social con la acción represiva del estado.

Toda una metafora del devenir histórico del nacionalismo burgués. No hace falta revolver mucho para darse cuenta que los argumentos kirchneristas se acercan más al del gorilismo antiobrero y antiperonista de los partidarios de la libertadora, para defender el status del ¡patria no, colonia sí! del menemismo. Y que se encuentra lejos, muy lejos del ¡Patria sí, colonia no! de los obreros de la resistencia peronista.

La absolución de los petroleros de Las Heras, es, frente a un gobierno que premia a los monopolios imperialistas, una causa nacional para toda la clase trabajadora.

Anuncios

Un comentario en “¿Patria sí, colonia no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s