El paro del 10A, la izquierda y los piquetes


El paro del 10A es un soplo de aire fresco para todos los militantes de la izquierda revolucionaria que consideran que la política marxista tiene como fundamento la lucha de clases. Para no extenderme demasiado ya que no es el objetivo del comentario, esto es así porque muestra la verdadera relación de fuerzas existentes entre las clases, es un golpe al gobierno en su giro ajustador, es una contratendencia al giro reaccionario de la superestructura política, pone de manifiesto el enorme poder social de la clase obrera, la potencia del frente unico y las posibilidades de la izquierda cuando inteviene con una linea de combate e independencia política de las direcciones burocraticas. Evidentemente, dentro del FIT hay dos políticas y sensibilidades diferenciadas. Por un lado, el PO que centra su actividad en una -desabrida por el momento- en la intervención parlamentaria y en los acuerdos superestructurales con la burocracia michelista(dicho sea de paso sojero y de centroizquierda), bajo la concepción de que el problema político de la clase obrera, la dirección peronista, solo se lo supera desde la agitación publica y en la superestructura política. Por otro lado el PTS, donde entendemos que hay que unir la agitación política y la lucha de clases generando militancia obrera y autoorganización de los trabajadores con el objetivo de recuperar sus organizaciones y conquistar su independencia política. Estas dos sensibilidades se manifestaron frente al paro: para el PO la burocracia estaba superada y no era necesario el frente unico obrero; para el PTS el frente unico obrero, del cual el Encuentro Sindical Combativo de Atlanta que el PO rechazó fue un paso adelante, constituyó el medio que permitio legitimar los piquetes obreros que enfrentaron la coacción estatal y patronal. Como bien tomaron nota la inmensa mayoría de los medios burgueses, el gobierno y la propia burocracia sindical peronista, los piquetes fueron una de las claves del paro. Se llevo adelante la linea del frente unico y de la intervención activa en la huelga que planteamos desde el PTS y el Encuentro de Atlanta, lo que resulto en una victoria política de la izquierda de conjunto y del FIT en particular. Dejando una gran lección: El terreno más fertíl de desarrollo de la izquierda revolucionaria esta en la participàción activa en la lucha de clases y la organización obrera y no tanto en el terreno de ser el ala izquierda de la opinión publica. La discusión es clave porque lo que esta en cuestión son las vías para la construcción de una dirección clasista que sea la superación del peronismo y las alternativas burguesas como dirección de la clase obrera, condición necesaria para la reorganización del movimiento obrero y la perspectiva de una revolución social en Argentina. Ciertamente la clase obrera hoy no es peronista en el sentido histórico y afectivo del termino. Me explico, vota al peronismo, tal o cual cual trabajador puede ser peronista, pero ya no funciona el “peronista somos todos” y “la vida por Perón” que identificaron a la clase obrera y el peronismo desde 1945. Sin embargo, la ideologia del peronismo, la conciliación de clases y la idea del progreso social dentro del sistema así como algunas ideas francamente reaccionarias, siguen siendo sentido común entre los trabajadores argentinos. Además los dirigentes peronistas son quienes dirigen los sindicatos, ahogando su vida interna, liquidando su independencia, por ende su poder, poniendolos al servicio de los políticos patronales (la CTA michelista es la versión centroizquierdista sojera de la misma logica dirigente de los Moyano y Barrionuevo). En este sentido, el resultado del paro general del 10A va a estar en disputa entre una burocracia reaccionaria y derechista, que quiere fortalecer al massismo y el peronismo de derecha, y la vanguardia obrera y la izquierda. Obviamente un paro general no pone en jaque la predominancia de la burocracia peronista y la ideologia de la conciliación de clases dentro de la clase obrera; para ello es necesario retomar el camino de las huelgas generales de masas y las insurrecciones sociales como en los ’70, cuando los trabajadores enfrentaron al regimen libertador y posteriormente el gobierno de Isabel. En 1975 luego de la huelga general que volteó el plan Rodrigo, la clase obrera fue contenida por una parte por la burocracia miguelista y por otra parte por la izquierda del peronismo y el guerrillerismo impidiendo que un partido de clase y organismos de doble poder se materializaran como expresión de su independencia política.Pero el paro del 10A permitio que una vanguardia independiente se proyectara como alternativa de acción y hace más permeable la conciencia de los trabajadores para la agitación política de los socialistas revolucionarios. Afortunadamente el FIT revalido sus pergaminos en los piquetes siguiendo la linea de la lucha de clases.

Anuncios

5 comentarios en “El paro del 10A, la izquierda y los piquetes

  1. Solo de ver que en tu análisis no entra Izquierda Socialista ni ninguna otra expresión de las que estuvieron en Atlanta (IS la remarco porque además somos parte del FIT) se nota lo autoproclamatorio que es….

    Te llamo a la reflección…

    • No me referí a IS, ni al Nuevo MAS, ni al Perro, porque si bien con con ellos compartimos el Encuentro de Atlanta, no compartimos la perspectiva general de la vanguardia y la lucha contra la burocracia. IS es partidario de una unidad acritica con el moyanismo. El Pollo Sobrero en TV se dedico a denunciar a Barrionuevo pero se mostró en Telefe junto a Facundo Moyano, así que amerita una critica diferente. Dicho sea de paso el Pollo en TV se paso hablando del Encuentro como la Alianza IS Perro y ninguneo al PTS.

  2. Jaja se ningunean entre sí los miembros del Entuerto de Atlanta. Son chistosos.

    Ahora, lo que Aguirre señala que es la orientación de IS es en realidad la postura de todo el Entuerto, ¿o el Pollo no se entrevistó con Moyano en nombre todo el rejunte? Porque si cada secta tiene su propia orientación ¿qué acordaron en Atlanta? ¿o sólo se ponen de acuerdo para faccionalizar contra el Partido Obrero y el resto es más verso que lo de “combativo”?

    Es espeluznaste la formación sociologica que les bajan= los nenes con los nenes, las nenas con las nenas. No muchachos, la lucha de clases es otra cosa. Ahora por secta se quedaron afuera de la elección de una central obrera mientras el PO le disputa a la burocracia michelista en todo el país. Mucho sindicalerismo y autobombo pero a la hora de los bifes no están.

    • Benja. La disputa de estrategias y programas dentro de la izquierda es una necesidad de clarificación política, por eso somos un frente y no un partido común (dicho sea de paso el PO siempre se negó a ello a pesar de decir que el programa lo es todo cuando se trata de hacer acuerdos con burócratas o stalinistas a los que cubre su política amarilla con un programa). Pero aclaremos, el Encuentro de Atltanta tiene el merito de haber reunido la flor y nata de la vanguardia obrera (donde el PO tiene poco y nada) con una política de combate e independencia de la burocracia sindical. Pero aquí también juegan sensibilidades y orientaciones políticas. El PO en cambio con su sellito la CSC que reúne a un montón de militantes del PO sin ninguna inserción seria en la industria o los servicios, con unos pocos docentes como bandera y muchos pequeñoburgueses para hacer numero, tiene un acuerdo con la CTA sojera y centroizquierdista dirigida por el (¿ex?) stalininista Micheli, con la que marcho apoyando el reclamo de los botones del gatillo fácil, es decir capitulando frente a los perros guardianes del Estado burgués. Ahora presenta como gran triunfo haber avalado un fraude como es la elección de la CTA sojera y centroizquierdista, la misma que se opuso a los piquetes. Por ultimo, más allá de las diferencias con IS subimos a la Pana y le impusimos el piquete a la gendarmeria con la consigna Absolución de los petroleros de Las Heras tal como voto el Encuentro, es decir combatió y llevo a la practica una de sus resoluciones. El PO, en cambio, vergonzosamente espero a las fuerzas del Encuentro enfrentaran a la Gendarmeria y desde la cómoda posición de Henry Ford balconeo y solo cuando estaba todo asegurado por los obreros de Kraft, Donelley y decenas de fabricas más, junto al PTS, IS y otras de las fuerzas de Atlanta, se digno a subir como si fueran César cruzando el Rubicon. Yo digo que es falta de valentia y visión de clase, pero los obreros comentaban algo más burlonamente un “que cagones”. Es decir que a la hora de los bifes (la lucha de clases) el Po nos ofrece ensaladita electoral fraudulenta con los enemigos del piquete.
      Que sigan los éxitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s