Mundial de fútbol. A gozar mi amor.


El Mundial de fútbol es un espectaculo fascinante en todo sentido.Por la positiva, por las pasiones que concentra, los talentos que muestra, la belleza del deporte más bonito; por la negativa, por la carga de chauvinismo, homofobia e ideología burguesa de unidad policlasista que conlleva. Me aclaro. No soy anti-futbol ni anti-mundial, aunque comparta y haga propias las denuncias por los negocias capitalistas multimillonarios que se tejen a su alrededor, así como el rechazo popular de los brasileros al servilismo del gobierno del PT a la FIFA y los grandes capitalistas que lucran con la pelota. Ciertamente, toda gran manifestación cultural moderna esta regida por la ganacia capitalista y el fetichismo de la mercancía. Pero eso no me impide disfrutar ver el espectaculo deportivo, la competencia entre equipos, el arte y a veces la genialidad del talento de algunos jugadores y la creatividad de las hinchadas. Soy ajeno y ataco al chauvinismo y el discurso de unidad nacional que usa la propaganda gubernamental y burguesa. No por ello me voy a negar al goce futbolistico y estetico. A contemplar hasta la calentura los cuerpos y los movimientos de los jugadores (sobre todo de los equipos africanos con esas piernas negras y gruesas y esos cuerpos fibrosos que llevan mis fantasias hasta el paroxismo). A desear orgias con ellos y a putearlos cuando fallan en la defensa o en sus pases y ofensivas.

Por pertenencia cultural hincho por Argentina y me enojo por su pobreza futbolistica (que tiene mucho del bilardismo tardio de Sabella) y celebro la magia de Messi cuando se decide a sacar conejos de la galera. Muero de deseo por Agüero y Lavezzi (¡¡¡que lindos son!!!)Y por oposición deseo la derrota de Brasil (aunque goce de a ratos con su juego y la belleza de algunos jugadores como Marcelo y Hulk), Alemania y Uruguay, rivales futbolisticos de Argentina.

Lo digo para delimitarme de los fanaticos del futbol descerebrados que consideran que la “patria” (concepto ajeno a mí) se juega en la cancha, como de los freak que rechazan el futbol o el mundial y miran el andar de los pajaros o leen trabajos cesudos ajenos a una emoción social que aprovecha la burguesía pero que también usan las multitudes para manifestarse colectivamente. Se trata de pensar como seria eso con una dirección distinta.

Mientras tanto a gozar mi amor, de la pelota y los cuerpos en movimiento.

PD: tiene razón mi amiga y camarada Nunu Carol. En este Mundial celebramos como potencias económicas y futbolisticas como Italia (lastima que no nos mojemos más por Balotelli), España e Inglaterra quedan fuera del Mundial y clasifican. Y como otras potencias como Francia juegan bien y con brillo gracias a aquellos inmigrantes que esos mismos países rechazan con xenofobia y racismo. Deporte plebeyo por excelencia, el deporte más bonito.

 

 

No en nuestro nombre. CFK con la monarquía española y la patronal de Gestamp.


Reyes-reciben-dictador-argentino-Videla_EDIIMA20130117_0559_4

 

Es indignante tanto servilismo frente a un simbolo de la opresión imperialista. CFK se lamenta de la abdicación de Don Juan Carlos I en nombre de la democracia. Inconcebible.

Uno de sus argumentos fue que en la noche negra de la dictadura el recientemente adbicado monarca español abrio las puertas de la penisnula iberica a los exiliados argentinos. Pero la historia cuenta otra cosa y el 26 de noviembre de 1978, cuando el rey Juan Carlos I de España viajó a Argentina y el lunes 27, cuando se encontró con el presidente argentino de facto Rafael Videla, desaparecieron Alfredo Antonio Giorgi y Calos Santiago Mires sin que la monarquía pronunciara una sola palabra al respecto. Durante su estadia desaparecieron además Hernando (Tito) Deria, Gertrudis Marta (Lucy) Laczik de Poblete, Hugo Alberto Merolo, Claudia Victoria Poblete Hlaczik, Jose Liborio (Pepe) Poblete Roa y Marta Inés Vaccaro de Deria. Lejos de la falsificación sobre el Estado Español y su monarca recibiendo “con notable sensibilidad, a miles de compatriotas que lograban escapar del terror” (como dicta la misiva presidencial) Juan Carlos legitimó a una dictadura genocida con la sola queja porque la paquetisima señora Julia Sundblad de Beccar-Varela, esposa del jefe de la ultraderechista Tradición, Familia y Propiedad, manoteara en un acto de cleptomania la capa de la señora reina doña Sofia.

CFK recuerda que Juan Carlos se opuso al golpe franquista de Antonio Tejero, el 23 de febrero de 1981, dando, en palabras de la mandataria “coraje a quienes (…) combatían” las dictaduras latinoamericanas. Pero ciertamente la monarquía es el producto directo del franquismo, su sucesora y continuidad en el aparato del Estado Español, garante de la opresión de las nacionalidades de la penisula Iberica y de la impunidad para los representantes del regimen que se impuso a sangre y fuego contra la Republica durante la guerra civil. Tal es el grado de impunidad que alcanzo el franquismo y sus crimenes que cuando un juez que supo defender al Estado Español de los militantes independentistas del País Vasco, Baltazar Garzón, se atrevio a reabrir las causas de la guerra civil, fue inmediatamente separado de su cargo. El que hasta no hace mucho se autodenominara “gobierno de los derechos humanos” aplaude al continuador de quienes asesinaron entre 150.000 y 200.000 personas y mandaran a prisión a otro millón para que los pueblos de España siguieran siendo sojuzgados, por capitalistas, aristocratas, terratenientes y curas oscurantistas y cuyo simbolo es esa Abadia nefasta del Valle de los Caidos, construido por el trabajo esclavo de los prisioneros republicanos , donde yacen los restos del Generalisimo Francisco Franco y el dirigente de la Falange, José Antonio Primo de Rivera. Juan Carlos I es el producto del Pacto de la Moncloa (1977) donde los principales partidos civiles (incluidos el PCE y el PSOE) aceptaron la continuidad de la monarquía bajo formas parlamentarias, renunciando a la reivindicación democratica elemental de la Republica y la autodeterminación para el conjunto de las nacionalidades sojuzgadas por el Estado Español.

Un Rey que mientras los trabajadores y el pueblo pobre de toda la peninsula sufren un ajuste brutal y destrucción de puestos de trabajo para preservar las ganancias de los banqueros, se pasea por Africa con sus amantes cazando elefantes, despilfarrando obscenamente los ingresos publicos. Un Rey que intento callar como un ofendido amo colonialista al presidente venezolano Hugo Chavez, en una cumbre de la ONU, cuando este acusaba de fascista a Aznar. Un Rey que representó los intereses de los monopolios españoles que saquearon los recursos de Argentina y de Amercia Latina a través de Repsol, Telefonica y tantas otras empresas que como Gestamp hoy en Escobar avasallan a los trabajadores (y que son defendidas a capa y espada por este gobierno y los burocratas serviles del SMATA).

Por favor, no en nombre del pueblo argentino, que poco tiene que agradecerle a la monarquía española, no en nuestro nombre Cristina.

La unica posición democrática digna es la de acompañar el reclamo de los miles y miles que en las calles se han manifestado a favor de la Republica y de los que reclaman la autodeterminación nacional. Es estar del lado de los trabajadores de Gestamp contra los capitalistas españoles que tienen en el Estado monarquico hijo del franquismo a su representante de clase.