Acusado de falsificación, Boudou a nueva indagatoria


28/08/2014 – Amado Boudou, otrora ministro de Economía estrella y vicepresidente en desgracia, continúa sufriendo el derrotero por los tribunales. El ex militante de la UCeDe sería citado a indagatoria el próximo 18 de septiembre a las 10.30 hs. de la mañana por el juez Bonadío a raíz de la falsificación de los papeles de un auto.

Facundo Aguirre

 

Cierto es que no se trata de un caso de la envergadura millonaria como el de la imprenta Ciccone, sino simple y llanamente de una avivada para evitar la divisoria de bienes con su ex mujer Daniela Andriuolo. Para tal fin habría recurrido a la falsificación de los papeles en la transferencia de un auto Honda CRX. Típico caso de machismo donde el hombre se niega a reconocer los derechos de su pareja al momento de la separación. El caso se remontaría al año ’98 y el vicepresidente siempre argumentó que había sido engañado en su buena fe por los gestores.
Obviamente la prensa de la Corpo se refriega las manos ante semejante regalo de un personaje cuya caída en desgracia parece imparable, al punto tal que se ha hecho popular el refrán “más solo que Boudou en el día del amigo”.

Una conclusión previsible para “Aimée” Boudou, el ucedeísta admirador del ingeniero Álvaro Alsogaray (ideólogo del liberalismo salvaje y la derecha reaccionaria, además de las privatizaciones menemistas). Junto a otros correligionarios del ingeniero también pegó el salto al peronismo (donde se enriquecieron escandalosamente) y desde allí cimentó una carrera de funcionario hasta ser encumbrado por Néstor y Cristina Kirchner, a punto tal que al momento de la reelección de la Presidenta fue elegido compañero de fórmula. Los días en que el “compañero” Boudou era pensando como sucesor presidencial quedaron lejos. Su sueño se hizo trizas cuando la realidad desnudó que se trataba de un corrupto más, de esos que pueblan los partidos patronales de la política argentina. Lejos ya de sus años mozos en la Ucedé Boudou se transformó en un digno representante de la camarilla kirchnerista.

El liberalismo de Alsogaray siempre dijo que hacía falta un Estado barato, eufemismo para decir que los ricos no tienen que pagar impuestos y puedan hacer a su antojo mientras los políticos se enriquecían como comisionistas de los empresarios. El caso Boudou expone la urgencia de la demanda que el diputado Nicolás del Caño del PTS en el FIT ha hecho sentir con fuerza: que los representantes de la casta política ganen lo mismo que una maestra y que los funcionarios sean revocables a pedido de los electores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s