hay caos


Un puñado de vergas florecen como rosas. Tomando sus tallos sangran las manos con las duras espinas. Regadas de saliva salpican su polen sobre el rostro de un dulce jardinero.

Una rosa roja, como Rosa Luxemburgo encabezando la marcha de un millón de furiosas maricas proletarias.

Un ojo que espia detrás de la puerta de vidrio a las sombras de la perversión y el delirio.

Hay caos. Hay narices rotas y sangrantes. Hay dos amantes viriles propiciándose caricias: rita la salvaje y el hombre tigre. Ella se ofrece su boca como excusado y el agujero del culo, como refugio para aquellos que han perdido la noche en vano. El simplemente se zambulle de cuerpo entero en un río de mierda.

Hay pasión por la destrucción. Un Bakunin que delira hasta el orgasmo por las palabras de Netchaev. Una Siberia fria y desoladora en una habitación de un hotelucho de Balvanera. Una fortaleza de Pedro y Pablo que encierra a los que saben el camino a los jardines del amor.

No hay derrota sino un compás de espera.

Cadáveres y chales cubriendo el cuello de unas damas de barba suave y manos duras que te toquetean el culo hasta hacerlo una masa de pan, que una vez al horno, sera mojado con leche y orinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s