París sangra


París sangra y el mundo señala su dedo acusador sobre la barbarie del ISIS. Cierto. Su barbarie es una demostración del peligro oscurantista que representan. Pero escarbando uno ve que la mano que lo armo, lo forjo y a pesar de que dice combatirlo, lo sustenta por sus intereses geo-políticos, es la del imperialismo.
París sangra y el mundo lo siente como un golpe propio. Comprensible. El horror de los crímenes terroristas se vuelve intolerable. Pero llama la atención como el horror de los crímenes imperialistas se naturalizan. Como Beirut, Siria, Irak, Palestina, no duelen. Como la vida de un niño refugiado vale menos que la de las victimas parisinas.
París sangra y Hollande promete que Francia sera implacable. Pero olvida decir como fue de implacable financiando la contrarrevolución en Medio Oriente. Y los árabes y africanos que habitan los suburbios de la sangrante París y de cada una de las ciudades y pueblos de Francia ya sienten la furia racista y revanchista de un Estado imperialista que ha sido golpeado.
París arde como arden las ciudades del Levante.
Solo la derrota del imperialismo puede cerrar su herida.

Anuncios

Un comentario en “París sangra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s